lunes, 20 de junio de 2011

Anteponiendo el disfrute al deber, para no variar

Bueno bueno bueno. A retomar proyectos se ha dicho! Tengo esto demasiado abandonado, y he pensado que igual me viene bien escribir un poco para poner ideas en orden en estos interminables días de exámenes. Y tiempo no es que me sobre (el próximo examen está al cer y lo llevo no precisamente bien)... Curiosamente, siempre me entran ganas de hacer cosas cuando no tengo tiempo para hacerlas. Que tengo que hacer un trabajo en dos días? Ah sí, pero fíjate tú que nunca he visto Cadena Perpetua, y ahora me apetece... Y si la veo ahora? (seguro que me queda tiempo para el trabajo, pienso). O como cuando esta tarde dije: "ahí va, si yo tenía un blog, uuuhm...".

La conclusión es que mi interés por descubrir mundo se despierta cuando tengo que retener demasiada actividad en el cerebro... Pero lo que tengo que retener es justo lo que menos me interesa. Y encima voy yo y obedezco a mis apetencias. Así me va! Pero esto durará poco, porque estoy completamente convencida de que, cuando lleguen mis ansiadas vacaciones el 14 de julio y tenga todas las horas del mundo para dedicarme a la vida contemplativa, ese maravilloso despertar de mi mente caerá al vacío... hasta la próxima temporada de estrés!